Pueblos Indígenas de El Salvador

Hasta hace poco más de 3 años, en El Salvador no se reconocían constitucionalmente a los pueblos indígenas, un impedimento que limitaba las acciones del Estado para el desarrollo de planes especiales, que abordaran el cumplimiento de sus derechos de manera integral.

El paso dado por los legisladores desde el 2012 cuando aprobaron la reforma constitucional al art. 63 y luego dos años después la ratificaron, ha abierto la puerta de oportunidad para las comunidades indígenas, ahora con respaldo jurídico nacional e internacional.

El reconocimiento constitucional a los pueblos indígenas se dio en medio de un debate, entre quienes aseveraban que estos habían desaparecido y aquellos que aseguraban lo contrario o se negaban a aceptar esa realidad.

“¡Siempre estuvimos aquí! Pueblos Indígenas de El Salvador” es un documento que trata de plantear de manera resumida y basándose en publicaciones, investigaciones y opiniones específicas sobre el tema, los aspectos considerados elementales para que el lector pueda tener un panorama general.

Es así que hemos retomado información –alguna textual y otra como referencia- del informe “Perfil de los Pueblos Indígenas en El Salvador” del Banco Interamericano de Desarrollo (BID, 2003); del editorial “Un paso histórico” publicado el 16 de agosto de 2014 por  la Universidad Centroamericana “Dr. José Simeón Cañas” (UCA) y del artículo autoría del Dr. Jorge E. Lemus titulado “Los pueblos salvadoreños indígenas siempre han existido”, publicado el 23 de junio de 2014 en el periódico digital El Faro.

Esta publicación contiene información relacionada con la identidad indígena, las características que definen a los Pueblos Indígenas, sus comunidades y ubicación geográfica, así como el marco jurídico que les reconoce su existencia y sus derechos.

En este enlace puede encontrar el folleto elaborado por la Escuela para el Trabajo Decente acerca de los Pueblos Indígenas de El Salvador.

¡Siempre estuvimos aquí! Pueblos Indígenas de El Salvador

 

El Salvador: celebración del Día Internacional de los Pueblos Indígenas

 

Integrantes de la Asociación de Desarrollo Indígena Salvadoreña de los Pueblos Ancestrales (ADISPA) participaron este 9 de agosto en la celebración del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, realizada en el Monumento al Divino Salvador del Mundo.

El Presidente de ADISPA, Raúl Cortéz, dijo que como organización continuarán luchando “por la defensa, promoción y respeto de nuestros pueblos indígenas, sobre la base de la unidad de las naciones indígenas y afrodescendientes que coexistimos en la República de El Salvador, dándole vida al Plan Nacional de los Pueblos Indígenas-PANPI”.

Cortéz reiteró la petición al Estado salvadoreño para que firme y ratifique el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En el evento conmemorativo participaron representantes de los 3 Pueblos Indígenas: Nahuath, Lencas y Mayas; así como de instituciones estatales, organismos internacionales y organizaciones no gubernamentales.

Economía informal

Sindicatos: el GOES frena la formalidadSindicatos: freno a la informalidad

http://www.laprensagrafica.com/2017/02/06/sindicatos-el-goes-frena-la-formalidad

 

Economía

Comercio. Los vendedores en las zonas urbanas son una gran parte del sector.

Sindicatos de trabajadores independientes piden mejor modelo para transitar a la formalidad. Gremiales de empresas señalan que el Gobierno en lugar de facilitar complica el proceso.

Un 72 % de la economía de El Salvador está en la informalidad: escapa al control del Estado, no se realizan los pagos de impuestos, tanto de la empresa como de los trabajadores. Estos últimos no cuentan con un sistema de protección social, es decir que no cotizan al Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) ni al sistema de pensiones.

Según José María Esperanza Amaya, representante de trabajadores por cuenta propia, es preocupante que la informalidad pasó de alrededor de 52 % después de los Acuerdos de Paz a las cifras actuales.

Otro representante del sector, Pedro Julio Hernández, explicó que se estima que hay 2.6 millones en informalidad y que son las alcaldías las únicas que ejercen una forma de control, puesto que cobran un tributo a los vendedores y administran los mercados.

Los voceros argumentaron que el sector es importante, no solo por su magnitud, sino porque responde a un problema de inserción en el mercado laboral. Consideran que el sector recibe a personas que pierden su empleo y no logran conseguir otro.

“No es una elección, es una restricción de derecho, porque no encuentran trabajo (formal). Nadie está en la calle vendiendo porque le gusta estar aguantando sol, sino porque no hay oportunidades”, explicó Amaya.

De acuerdo con la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES), se tendrían que crear 60,000 plazas de trabajo cada año para poder emplear a los que entran al mercado laboral; sin embargo, el país no ha logrado llegar a esos niveles.

Formalizar la economía

Transitar a la formalidad implica un esfuerzo por parte de las autoridades, así como de las empresas y de los trabajadores. De hecho, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) emitió una recomendación que El Salvador adoptó al respecto, que según Amaya se basa en problemas que provoca la informalidad.

Entre estos, Amaya citó que se evita que se cumplan los derechos de los trabajadores, no permite desarrollo inclusivo ni la construcción de empresas sostenibles, dificulta los ingresos públicos y restringe la protección social. Esto último es la mayor preocupación, pues significa que no hay un régimen de salud como el ISSS ni ahorros para la jubilación.

De acuerdo con la empresa privada, el Gobierno debe facilitar más el proceso. “Hoy en día cumplir con tantos requisitos, impuestos y papeleo no hace fácil para las personas hacerse formales. Creo que el Gobierno debería de pensar en una forma ágil y fácil”, dijo Javier Steiner, presidente de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (CAMARASAL).

Por su parte, Jorge Arriaza, director ejecutivo de la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI), comentó que el Estado, lejos de facilitar la formalización, la obstaculiza “porque hay que cumplir tanta cantidad de trámites y registros, y una vez uno está dentro del sistema, está sujeto a multas y a una cantidad de inconvenientes; lo más fácil sería simplificar (los procesos)”.

Uno de los temas delicados es la tributación. Al respecto, los representantes laborales explicaron que en el sector informal hay mucha disposición para cumplir las obligaciones. Sin embargo, quieren que se garantice que el Estado pueda cumplir con los derechos, que el ISSS tenga la capacidad de absorber a todos los nuevos cotizantes que lleguen.

Según las gremiales, formalizar la economía permitiría que el país llegue a las metas de recaudación planteadas por el Ministerio de Hacienda sin tener que subir el IVA, el impuesto que se aplica a los bienes muebles, que actualmente es del 13 %.

De subirlo, las gremiales estiman que el costo de la vida subiría y las personas tendrían menos poder adquisitivo; la economía también crecería menos.

“Lo hemos venido señalando, solo el 28 % de la economía es formal, consideramos que antes que le pongan más impuestos a ese 28 % formal, deberíamos de pensar en que más empresas que ya hacen negocios en el país cumplan con lo ya establecido”, apuntó el presidente de la CAMARASAL.

Arriaza explicó que desde el punto de vista fiscal “hay conceptos como el monotributo que se podría aplicar a este sector, y permitiría subir bastante la recaudación, lo que pasa es que eso tiene un costo político. La pregunta es si el Gobierno será lo bastante responsable para asumirlo”.

 

Documento: Trabajadoras y Trabajadores por Cuenta Propia y sus Organizaciones por el Trabajo Decente en El Salvador

DCIM100GOPROGOPR2294.

 

A continuación compartimos el documento titulado ” Trabajadoras y Trabajadores por Cuenta Propia y sus Organizaciones por el Trabajo Decente en El Salvador” (El Salvador, noviembre de 2016), cuyos textos y fotografías son propiedad del consultor Sebastián Alejo, consultor contratado por la OIT para la elaboración del Estudio de Línea de Base para “Identificar a las organizaciones de trabajadores y organizaciones de empresarios de la economía informal ubicadas en el Centro del Municipio de San Salvador, sus necesidades e identificar proyectos relevantes vigentes para diseñar planes de asistencia que mejoren la productividad y el acceso a la formalización”, desarrollado en El Salvador durante el período comprendido del 20 de abril al 30 de septiembre del año 2015.

Esta investigación fue realizada en el marco del Proyecto “Promoviendo el Respeto a los Derechos Laborales de los Trabajadores de la Economía Informal en Costa Rica, Honduras y El Salvador“, de la Organización Internacional del Trabajo (PROSEI/OIT).

En este documento compartimos algunos resultados de la investigación que fueron utilizados por el consultor  en el proceso de socialización de este estudio; proceso en el cual se dieron a conocer los hallazgos más importantes acerca de  las actividades comerciales de la economía informal; así como sobre la caracterización del  empleo informal, de los empresarios, de las trabajadoras y trabajadores del sector.  Además se presenta información acerca de sus organizaciones más representativas y de sus liderazgos; y de las principales necesidades de quienes se ganan la vida trabajando en la economía informal.

Finalmente el lector encontrará una serie de conclusiones, producto de los datos obtenidos y constatados durante el desarrollo de la investigación

.folleto-etd-2016-ok-a-colorr-finalll

 

Es momento de comenzar a constituir una filosofía del sindicalismo en El Salvador

Esa afirmación es hecha por  José María Esperanza Amaya, Secretario General de la Central de Trabajadores Democráticos (CTD), con  una larga trayectoria en la que se incluyen los más de 40 años de participación en las principales organizaciones sindicales del país. 

img_2260

 

El 31 de octubre se celebra en El Salvador el “Día Nacional del Sindicalista” y este año llega en momentos que Esperanza Amaya, conocido como “Chema” en el sector, considera que es impostergable que el sindicalismo comience a constituirse y a guiarse sobre una visión que lo traslade a ser el sujeto legítimo, representativo e interlocutor en los espacios de poder y que realmente defienda los derechos de los trabajadores salvadoreños.

José María asegura que es tiempo de reflexionar y de actuar a la vez, para dar lo que él llama “el salto de calidad” del sindicalismo en nuestro país; un proceso que tiene serios escollos.

 

CARTEL l 14x20 pulgadas DITD FINAL

Afirma que la movilidad laboral en El Salvador sigue estancada y que la organización sindical ha estado y sigue siendo fundamentada en la simple constitución de sindicatos.

Realmente no tenemos espacios para poder dar el salto de calidad, ni de comenzar a constituir sindicalismo y  a un sujeto, que sea contraparte de los bloques de poder; tanto facticos en la parte económica como políticos en el gobierno. Esa es una de las limitaciones y de los grandes retos que se presentan en los próximos años si queremos realmente un movimiento sindical que sea contradictor de las políticas públicas, que sea un verdadero sujeto de cara a la contradicción que hay entre trabajadores y empleadores. Esto desde un enfoque eminentemente sindical con el propósito fundamental  del reparto de la riqueza que se produce en este país”.

Dice que él y quienes toda su historia han participado en este tema creen que hay deudas históricas que deben seguir impulsando, pero “necesitamos ponernos de acuerdo en que ese reparto de utilidades de ganancias de las grandes empresas y de los empresarios, debe comenzar ya a distribuirse entre los trabajadores en una forma  sencilla del sistema capitalista” y para ello necesitan constituir una filosofía del sindicalismo.

Plantea que la distribución de la riqueza, pasa principalmente por:

  1. Mejorar los salarios de los trabajadores y trabadoras.
  2. Impulsar y consolidar un sistema previsional y de seguridad social
  3. Establecerse los mecanismos para los pagos de los impuestos y de las contribuciones necesarias para el desarrollo del país.

“Creo que el eje – numeral 3 –  es uno de los que menos se trabaja, pero que tiene un impacto y una importancia para cualesquier país. En ese espacio de redistribución es que los trabajadores que producimos la riqueza y los empleadores que invierten para producirla, podemos ser solidarios con los que menos tienen y que los gobiernos hagan una buena administración de esos impuestos que pagamos los que trabajamos y hacemos cualquier tipo de actividad que concentre riqueza”.

  1. Mejorar las tasas por los servicios que presta el Estado, tanto el gobierno central como los gobiernos locales.

El Secretario General de la CTD afirma que pronto esperan impulsar una estrategia para que aspectos como los descritos “estén como temas principales de discusión en todo este ambiente más político partidario que de políticas públicas, que estamos viviendo en los últimos años. Desde la Central y con apoyo de algunos aliados estamos coordinando para ir al encuentro  precisamente de diseñar e impulsar una propuesta que no sea sólo un circo montado por los partidos políticos o los grandes empresarios y con un gobierno que hace  lo posible que defenderse más que por definir una posición”.

Agrega que “hay suficiente capacidad en algunos sindicalistas y bastante claridad en algunos dirigentes sindicales; desgraciadamente todavía hay tenazas fuertes de los partidos sobre algunos dirigentes y algunas organizaciones y otras más fuertes de unos empresarios y gremiales empresariales que tienen atado a ese movimiento sindical que sigue siendo meros sindicatos. Digo esto porque en muchos casos, sólo son simples figuras jurídicas que no tienen definida una política, una visión de mundo ni una construcción de poder; por lo tanto no pueden dar el salto de calidad y convertirse en sujetos históricos a lo que son llamados y están llamados los movimientos sindicales y movimientos sociales de cualquier país del mundo”.

Plantea que hay una ausencia de agenda para definir una plataforma propia que los encamine hacia la meta de “convertirse en ese interlocutor legítimo que se quiere. Hay sindicatos pero a nivel de figuras jurídicas y eso los detiene a pasar al siguiente nivel”.

Actualmente en El Salvador hay registrados 504 figuras legales de sindicato y “no llegamos a 200 mil afiliados. Así nadie nos toma en cuenta”, asegura.

Desafortunadamente seguimos haciendo lo que siempre nos han enrostrado y es la sopa de letras. Hay falta de visión, de claridad, de entenderse a sí mismos como un sujeto y no como simple objetivos, la mayoría de figuras legales no sirven para nada. Deberíamos intentar convertirlas en un sujeto que no sólo sea contradictor, sino un sujeto con capacidad de interlocutar con los espacios de poder”.

 

Los espacios de diálogo social

A partir del fin de la primera guerra mundial y la constitución  de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en 1919, se llegó a la a dos grandes conclusiones: las guerras en ninguna parte del mundo son de carácter social ni política, son eminentemente económicas y por eso surgió la figura en el sistema capitalista de constituir espacios de diálogo social y no llegar a conflictos. Esa es la figura del tripartismo.

“Esto significa la representación real de los trabajadores en sus instrumentos de lucha en este caso los sindicatos, los empresarios constituidos en sindicatos o asociaciones y los gobiernos. Entonces el espacio de diálogo social se constituye por una figura tripartita donde debe de haber representación y representatividad de esos sectores, que son los dinamizadores y son los interlocutores naturales para dar gobernabilidad a un país y para lidiar con la figura de desarrollo y progreso de los pueblos”.

 

En ese marco ¿Qué tenemos ahora en El Salvador?

Tres años de no tener Consejo Superior del Trabajo, que es la figura constituida para interlocutar entre los trabajadores, los empleadores y el gobierno. Tres años por un capricho gubernamental y empresarial y por una incapacidad de los trabajadores y sus representantes. Allí está abandonado el Consejo, que es el espacio legal constituido precisamente después de los Acuerdos de Paz para ser el espacio de diálogo social.

¿Quién discute en representación de los dueños de la plata en el caso de las pensiones que es uno de los temas que ha generado una gran contradicción entre el gobierno y la empresa privada?  Siguen discutiendo los empresarios con el gobierno y los partidos políticos, pero los dueños del dinero no tienen ninguna interlocución, no hay quien emita opinión o asuma posición en este tema, que es emitentemente laboral.

img-20160502-wa0000

 

Ese dinero que está en la parte previsional es de los trabajadores, no es de la empresa privada, ni del gobierno ni de los partidos políticos. Es plata que de mi bolsa la he depositado para garantizar una vejez digna, pero no hay quien esté interlocutando eso, ni tampoco reclamando los $24 mil millones de dólares que hemos ahorrado en los últimos 35 años, que se los han robado y malversado los gobiernos, no este que ha agarrado muy poco de esa parte, sino desde los años sesentas cuando los trabajadores comenzamos a cotizar para nuestra parte previsional.

Al año 1998 eran alrededor de $18 mil millones lo que significa que no estaba quebrado el sistema, pero no hubo un sujeto que lidiara por ese tema. Luego de un plumazo borran esos $18 mil millones que ahora son $24 mil millones y transitaron de un sistema a  otro. Con esa cantidad (24 mil millones)  hay dinero para pagar 30 años las pensiones de los trabajadores, utilizando casi solo los intereses de esa plata. El problema es que ese dinero no está en ninguna parte, pero la debe el Estado y el compromiso es del gobierno, porque son los gobiernos los que lo han malversado.

Ahora vienen y nos dicen miren sólo hay $10 mil millones que se han recuperado, que hemos ahorrado los trabajadores a partir de 1998 con el nuevo modelo de las administradoras de fondos (AFP´s); pero de eso sólo hay $5 mil millones porque están colocados y los otros están en papeles. O sea nosotros, los trabajadores, tenemos $24 mil millones pero no tenemos para pagar las pensiones de los 175 mil pensionados que hay ahora y que suman 600- 800 millones al año. $800 millones son los intereses que producen $24 mil millones, no deberíamos ni tocar nuestros depósitos para pagarles la parte a quienes hay que cubrir. ¿Pero  dónde está el sujeto que hace esa propuesta? ¿A dónde están los sindicatos o el sindicalismo de este país, no sumándose unos a los empresarios para que sigan las AFP´s y otros sumándose al gobierno para que se vuelva público?

En mi caso particular no tengo problemas en quién administra esos recursos, en lo que tengo problema es en que no se lo sigan robando, ni lo sigan malversando.

Los problemas previsionales son auto gestionables porque son depósitos limpios, libres de todo gravamen y se hacen por ley durante 30 años. Quiere decir que yo ahorro 30 años y al final me dicen que no tengo nada.

No me regresan ni un centavo liquido en efectivo todo va amortizándose a mi cuenta, todo va amortizándose al fondo común en el caso que fuera la otra figura, no importa donde esté, lo que importa es que aparezcan esos $24 mil millones ¿Quién los malversó? ¿Cómo los malversó? ¿Cuánto se robaron de esa plata? Que nos digan bueno entonces miren trabajadores no tenemos la capacidad de pagarlos, condonemos, etc.

Una tercera parte de la deuda en este país es con los trabajadores. Si nosotros condonáramos o buscáramos una figura legal en el Código de Comercio, me parece, una moratoria de la deuda pudiéramos quitarle al gobierno el peso que tiene de alrededor del 30% de la deuda total y bajaría como al 40%; así este tuviera oxígeno para poder ir a prestar otra vez. El problema es que le quitas esa carga para que siga prestando,  malversando y  sigan robando, eso no tiene ninguna lógica, pero además ¿Dónde está el sujeto sindical haciendo eso?

¿Y qué necesita ese sujeto para hacerlo? ¿Está perdiendo la oportunidad de  defender los intereses de quien debe defender?  

Necesita fundamentalmente formarse sindicalista, no sindicato, gente que estudie, que entienda, que se informe, se compenetre, se comprometa con los intereses y derechos de los trabajadores.

DCIM101GOPROGOPR3601.

 

¿Nadie hace esa labor?

Cómo hacerla con 504 sindicatos que en algunas ocasiones no tienen más de 20 afiliados, no hay  sindicalismo como una filosofía, como una cosmovisión de la representación y representatividad de los trabajadores.

¿Por qué sucede esto?

Porque los grupos de poder lo estimulan (la atomización). Uno puede ver en el Ministerio de Salud que hay 30 sindicatos, pero no llegan a dos mil filiados todos juntos

¿A quién le va a tomar la palabra el gobierno? ¿Quién le puede paralizar al gobierno? En la empresa privada no podes hacer sindicato y si lo haces es en acuerdo entre el dirigente y el empresario, sindicatos de esa calidad no son sindicatos. Pero esto no hay donde discutirlo porque está el gobierno con un Ministerio de Trabajo  inoperante y con una empresa privada muy consolidada, muy fuerte que impone al gobierno que sea y ¿Dónde está el contrapeso de ello?

 

¿Falta de visión porque de interés no es?

Está entrecruzado de intereses, porque ser Secretario general de una institución al menos el ego lo llena porque tienes un prestigio aunque sea para ti mismo. Hay algunos que le sacan lucro a esa figura, lucro a veces político de prebendas al interior de los espacios donde están o van, y algunos otros económico, es su modo de vida.

Si seguimos en esta dinámica   ¿A dónde vamos a parar con esta falta de filosofía del sindicalismo? ¿Cuál es su visión?  

Nosotros hemos bifurcado de la parte tradicional del sindicalismo a una figura nueva dentro de este al que yo le estoy dando en llamar los nuevos sujetos de la relación laboral.  

imag8144

La parte tradicional del sindicalismo está fundamentada en quienes son trabajadores de la economía formal del sistema, pero resulta que estos van en decadencia y no hay ninguna posibilidad  de que eso crezca. Entonces tenemos que los nuevos sujetos de la relación laboral están en el sector informal. 

 

img_9045

En este país 72 de cada 100 trabajadores estamos en el sector informal y eso incluye a vendedores y comerciantes que con su canastillo venden frutas en una esquina, a los médicos que llegan a la Colonia Médica a esos grandes hospitales a vender su fuerza de trabajo, sus conocimientos como servicios sin tener ningún tipo de relación laboral tradicional ni prestaciones; allí están también los abogados, etc.

Yo tengo la esperanza de que en estos sujetos laborales (del sector informal de la economía) va a aparecer el nuevo liderazgo.

DCIM102GOPROGOPR2074.3

7

El estado actual del sindicalismo en El Salvador   

 

img_0363

José Francisco López, Delegado de la Unión General de Trabajadores (UGT) de Cataluña en América Latina, realiza una visita de 10 días a nuestro país para verificar el proyecto sobre Trabajo Decente que financia su organización.

López es sindicalista con una larga trayectoria, entusiasta promotor del desarrollo y fortalecimiento del sindicalismo; así como del derecho al Trabajo Decente.

Por ello le entrevistamos para que nos hiciera una valoración sobre el estado actual del movimiento sindical salvadoreño y a continuación compartimos lo que nos planteó.

 ¿Cómo ve el desarrollo del sindicalismo en nuestro país?

Me gustaría valorarlo bien, que está en evolución, avanzando, desarrollándose, encontrando su rol en la sociedad, elaborando estrategias de manera inteligente y siendo reconocido como un agente de dialogo y para la negociación; y además de que está siendo representativo,  realmente  apreciado y necesario de parte de los trabajadores. En fin me gustaría decirlo así, pero lo siento no puedo, no lo siento así.

Me da la sensación que está como estancado, que falta todavía mucho trabajo por hacer en cuanto a la visión de un sindicalismo que comparte estrategias, que haga de la unión un valor, un sindicalismo sacrificado también en sus estructuras, capaz de pensar más en el interés el trabajador que en el de sus propios líderes o cúpulas. Ese es un proceso largo, seguramente habrá avances, yo no puedo percibir porque no estoy  viviendo aquí; pero creo que todavía sigue en un estado de estancamiento.

El aporte que nosotros queremos hacer con nuestros proyectos es ayudar a ese proceso en lo que podamos, incluso en que podamos provocarlo conjuntamente con el sindicalismo. Entiendo que hoy en día es un entorno muy difícil para desarrollar un sindicalismo democrático en El Salvador.

Creo que los sindicatos tienen mucho mérito los sindicatos en sobrevivir, eso lo valoro mucho y me gustaría hablar de otros avances; pero no logro verlos.

Debe hacer la siguiente reflexión: ¿sobrevivimos o actuamos? y si sobrevivimos entonces no nos quejemos, miremos la manera de dejar de sobrevivir, hagamos un esfuerzo, abrámonos, comuniquemos; pero la función de un sindicato no es sobrevivir

¿Y cuál cree usted son las razones para ese estancamiento sindical?

No veo que el sindicalismo tenga una presencia potente, que sea reconocido como agente social, que sea popularizado, que tenga una buena imagen entre los trabajadores, eso es lo que tiene que percibirse y no lo veo todavía con la suficiente intensidad. Tampoco es una crítica ¡Cuidado! Estoy entendiendo el proceso y sé que es difícil y  que se va a conseguir pero no en los términos y plazos que muchos habíamos soñado.

En España también tenemos dificultades con el sindicalismo, son malos tiempos para el sindicalismo  y la organización. Tenemos dificultades y los alejamientos de la sociedad con los sindicatos y la pérdida de asociación la sufrimos todos. Y obviamente yo hablo de eso, de esa pérdida de asociación con una cierta autocritica también.

El movimiento sindical lo tenemos que repensar también en Europa, en Asia y aquí de cómo afrontar juntos un proceso imparable que es la gobernación, no tiene marcha atrás. Gobernación en el sentido de gobernabilidad, de participación y democratización. En el sentido de que eres parte, de que tú cuentas, en el que tu opinión se escucha, que no eres sólo una pieza sin ningún tipo de valor y sin ningún tipo de capacidad. Es el sentido de que eres un agente, un interlocutor reconocido, eso es.

 

¿Cuál es el efecto de un sindicalismo sin avances?

Si el sindicato no es fuerte, no es bien organizado, no tiene estrategias claras en defensa de la clase trabajadora al final lo que se produce es  mas desigualdad. En Europa, España y Latinoamérica la desigualdad es un hecho hoy en día y cada vez se ensancha mas, eso es seguramente porque el sindicalismo no tiene la oportunidad o no tiene la fuerza o   la inteligencia de saber ser un interlocutor e influir.

¿Qué hace que en un país se pueda avanzar hacia un sindicalismo democrático que defienda al trabajador de manera integral, su derecho al Trabajo Decente?

Hay cuatro patas. No sólo depende del sindicato. Cuando hablamos de Trabajo Decente hacen falta un gobierno decente que haga leyes laborales decentes, un empresario decente que cumpla esas leyes, un sindicato decente que defienda a los trabajadores en el seguimiento del cumplimiento de esas leyes y luego una sociedad decente que participa consciente, formada y culta. Si  esas 4 patas funcionan el país avanza y avanza la igualdad, pero eso no es fácil de conseguir.

Cuando estamos hablando de una campaña de trabajo decente, estamos pretendiendo que el actor sindical que es una de las 4 patas que decíamos; cumpla con su obligación independientemente de lo que hagan los demás y eso es ser un sindicato honesto, que defiende los intereses de los trabajadores y funciona democráticamente.

img_2311

La ética sindical

Habría que recuperar y repensar una ética sindical, un comportamiento ético del sindicalismo y comunicarlo a la sociedad. El sindicalista debe dar el ejemplo más que el político, porque está día a día en contacto con los trabajadores, está más expuesto a ser criticado; entonces hay que ser ejemplares y eso no es fácil, no se pude pedir a los sindicalistas que sean unos héroes obviamente, pero sí que hagan esfuerzos en esa dirección.

Pero también hablamos de los trabajadores en su conjunto. ¿Quién no puede aportar medio dólar al mes de cuota? Es mentira que no tienen para pagar ni el más pobre. 40 centavos te lo gastas en la esquina. Si no pagas la cuota, el sindicato es débil. Las cúpulas no son el sindicato, son los trabajadores que lo apoyan y abonan. Eso da independencia, autonomía y capacidad. Depender de una subvención o dinero de la cooperación internacional, al final  da dependencia  e inseguridad, el no creer en tus propias fuerzas porque no las tienes, dependes de otros.

Allí yo creo que hace falta también para potenciar el sindicalismo, lograr que los trabajadores se conciencien.

¿Qué está haciendo la UGT para promover el desarrollo del sindicalismo en El Salvador?

100_7218

Estamos con Trabajo Decente como meta permanente y todo lo que lo rodea; sobre todo en difundir los valores de este derecho universal para que sean conocidos por la mayor cantidad de personas posible. Aunque la cantidad de recursos que podamos aportar como agentes de cooperación no son tantos, nuestro esfuerzo se está dedicando hacia ello en  estos 4 años que estamos trabajando conjuntamente con  algunos sindicatos en El Salvador. Mucha gente desconoce que tiene derechos y en las zonas rurales, especialmente las mujeres y jóvenes, no saben por lo tanto no los pueden reclamar.

Nuestro esfuerzo tiene que estar aquí en una campaña extensiva, con los recursos a nuestro alcance, para difundir lo que es el Trabajo Decente en la población y en las instancias gubernamentales, para que sean conscientes que tienen obligaciones suscritas como Naciones Unidas, con la Organización Internacional del Trabajo (OIT)  por lo tanto tienen que cumplirlas.

¿Cómo se inserta la Escuela para el Trabajo Decente en los esfuerzos para promover el desarrollo del sindicalismo como en el tema del Trabajo Decente?

La escuelita está muy activa. En los últimos 4 años se ha hecho un esfuerzo desde la ETD y hemos visto que buena parte del sindicalismo tiene ya en su agenda el Trabajo Decente, lo cual creo es producto del esfuerzo que realizamos en divulgar y concienciar tanto al sindicalista como a la población, en sus diferentes segmentos, que el Trabajo Decente debe ser una prioridad para desarrollarse tanto a nivel de organización como en lo personal.

 

img-20150524-wa0028

Los planes  para la Escuela para el Trabajo Decente y el sindicalismo

Queremos que la Escuela del Trabajo Decente siga viviendo, ojala tuviera más recursos, para difundir lo que es el trabajo decente porque mucha gente no lo conoce todavía. Nuestra idea es que la ETD continúe siendo un instrumento como hasta ahora, abierta al movimiento social y sindical. Hay necesidades de la escuela y de su utilidad.

A nivel sindical vamos a seguir intentado que la escuela siga siendo un instrumento de  difusión interna de concienciación social y política en las instancias donde el sindicato este presente, ya sea en las entidades gubernamentales y en los centros de trabajo, para que este derecho se  vaya asumiéndose automáticamente en el plano cotidiano.